Pastores Luis y Marina Meléndez

Pastores Luis y Marina Meléndez
Pastores de la IBE Callao

jueves, 8 de mayo de 2008

Manual de Pre Encuentro Leccion # 5


LA NECESIDAD DE UN ENCUENTRO
CON JESÚS

La mayor necesidad de cada creyente es la de tener un Encuentro con Jesús. Y este encuentro no es solo un suceso mas en la historia del creyente. Es el suceso que transforma sus vidas,

Toda persona al ser engendrada, sin importa el como ni donde ni por quienes lo fue, es engendrada con un sentido de destino. Y este destino es la de ser un triunfador en aquello para lo cual fue destinado. Sal 139:13-18 enseña con claridad esta verdad.
Sin embargo, al observar la realidad del día de hoy, vemos a la humanidad atacado por una serie de enemigos que buscan destruirlo, arruinarlo, en otras palabras, dañar el potencial con el cual fue formado por Dios en el vientre de su madre. Y esta realidad ocurre desde que esta en el vientre de la madre. Se incrementa durante el tiempo del embarazo etc.
Se suman una serie de problemas en la medida que desarrolla en su entorno social, tales como: hogares disfuncionlaes, hogares destruidos, rechazo, fracasos personales, practica de vicios, sexo ilícito, drogas, engaños, traiciones, idolatría, religiosidad, filosofías humanistas que lo desvían de Dios y muchas mas cosas que seria largo y tedioso mencionar. Todas estas acciones realizadas por ignorancia e incredulidad llevan a vivir una vida de soledad, esclavitud, una vida sin satisfacción de modo permanente y en algunos casos extremos, a la destrucción continua que los conduce hasta la muerte física.
Estas realidades no son nuevas. Ya desde los tiempos bíblicos las personas padecían la misma situación. La Palabra de Dios lo afirma de manera inequívoca: “No hay nuevo bajo el cielo”
Y la manera que las vidas de estas personas cambiaban era por medio de un Encuentro personal y vivencial con Dios. Solo así las vidas eran dramáticamente afectadas, sufriendo una transformación increíble, que marcaba vidas, afectaba la familia, la comunidad y aun al mundo entero de aquellos tiempos.
Por esta razón, tener un Encuentro con Dios es la experiencia más maravillosa que puede tener el creyente, porque la vida es transformada y el corazón es renovado. Es importante señalar que no es el encuentro como reunión lo que toca las vidas, sino el corazón dispuesto a tener un Encuentro con Dios.




¿QUÉ ES UN ENCUENTRO?

1. Es un retiro de tres días de duración, que comienza el viernes en la tarde, el sábado todo el día y el domingo. En estos tres días de poder y presencia poderosa de Dios, en el cual el creyente recibe enseñanza ungida e inspirada y a la vez es ministrada en las áreas de su vida donde tiene necesidades urgentes que arreglar y que solo Dios lo puede hacer por medio de la obra del Espíritu Santo. En un Encuentro cada creyente tiene una experiencia personal con su Dios.
2. Durante el desarrollo del Encuentro los participantes tienen la oportunidad de volverse a Dios y experimentar su presencia a través de la sanidad en sus corazones, la restauración de sus vidas, la liberación espiritual de todo tipo de yugos y el cambio radical en sus vidas.
3. Una verdad irrefutable:
a. En este tiempo vemos a una mayoría dedicada a luchar por la realización de sueños mas profundos. Pero a pesar de los mejores deseos y esfuerzos, en una gran a mayoría de veces terminan sumidos en la desilusión y tristeza porque nunca lo irreal podrá darnos la felicidad perfecta.
b. A mas que el hombre busca la felicidad porque siente en su corazón un vacío. Y en su búsqueda, tal como lo narra Eclesiastés, se prueban diversos medios y modos.
c. Al paso de los años se da cuenta que los esfuerzos realizados no dan los frutos que se espera y que ese vació sigue creciendo mas y mas. Ha luchado en vano. La vida no le las satisfacciones que desea.
4. La necesidad del Encuentro con Dios:
a. Esto ocurre con todos los seres humanos, sin tener en cuenta ningún condicionante, porque Dios creo al hombre con una profunda necesidad que solo El la puede satisfacer de manera plena y completa.
b. Job exclamó en medio de la angustia de sus situación personal, familiar y económica, “¡ Quien me diera de saber donde hallar a Dios! Yo iría hasta su silla. Expondría mi causa delante de Él” (Job 22:3-4).
c. A igual que Job, algunos suponen que Dios está escondido, dedicado a sus ocupaciones y que es imposible llegar a Él, por eso lanzan un grito exclamando ¡Dios dónde estás!
5. El ejemplo de Pablo: Pablo uno de los hombre más grandes que ha tenido el cristianismo, era un acérrimo seguidor de los cristianos, su objetivo era destruir a quienes habían creído en Jesús. Pero ¿qué le hizo cambiar de parecer?. La respuesta es: tuvo un Encuentro personal con Dios que transformó completamente su vida y lo llevó a defender lo que antes condenaba.
6. Exigencias del Encuentro:
a. Por eso es importante que cada creyente que asiste a un Encuentro lo haga con un corazón enseñable dispuesto y abierto, con la sencillez de un niño, para recibir todo lo que Dios anhela darle.
b. En vista de los propósitos de un Encuentro se determina una normas mínimas para todos los participantes. Se sobreentiende que todos los participantes acataran tales normas que buscan consolidar los propósitos del Encuentro.
c. Las exigencias están al final de este manual. Por favor leerlo y respetar todas las especificaciones detalladas en el mismo.

OPORTUNIDADES QUE BRINDAN
UN ENCUENTRO

Una leyenda griega describe a la oportunidad como una mujer con el cabello largo en la mitad de su cabeza y sin ningún cabello en la otra mitad de la cabeza. Y que si no se aprovecha la oportunidad, esta pasa delante de las personas sin que esta pueda hacer algo para retenerla. Sin embargo, la vida de toda persona está llena de oportunidades, muchas de las cuales se presentan solamente una vez.
La mejor oportunidad que una persona pueda tener es la de poder disfrutar de un encuentro con Dios, es decir, encontrarse con Aquel que da vida y la da en abundancia. Jn 10:10
Pero a la vez, toda oportunidad aprovechada es la puerta para mejores oportunidades. Es como una siembra, que al escoger la mejor semilla se produce el mejor fruto, así, el aceptar el Señorío de Jesús determina que el mismo Señor nos brinde una serie de excelentes e inmejorables oportunidades para despertar todo el potencial que Dios el Padre puso en cada uno de Sus hijos al momento de ser engendrados.
En el Encuentro se tendrá oportunidades de Dios:
OPORTUNIDAD DE HALLARLE No significa que no le hemos encontrado, sino que podremos tener un encuentro vivencial, personal con nuestro Padre, quien de acuerdo a nuestra necesidad nos ministrara. “Y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis con todo vuestro corazón” Jer 29:13. Cualquiera que anhela de todo corazón tener un Encuentro con Dios lo tendrá. Nuestro Dios está siempre cerca, esperando que tomemos la decisión de encontrarnos con Él.
OPORTUNIDAD DE RECONCILIARSE. Algunos, a pesar de ser creyentes, están amargados en su espíritu contra Dios por que no encuentran explicaciones para todo lo que le puede haber pasado durante la vida que llevaron antes de reconocer el Señorío de Jesús, asumen que Dios no estabas interesado en ellos. Por esta razón están distanciados emocionalmente de Dios. Y el Encuentro permite reconciliarse con el Padre de Misericordias y el Dios de todo Consuelo. “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de misericordias y Dios de toda consolación. 1 Cor 1:3.
OPORTUNIDAD DE SER RESTAURADO Sin importar la edad que se tenga, el Adversario ha dañado nuestras vidas, ha llevado al nivel de vivir lejos de la verdadera razón por la cual hemos nacido. Ha usado todos los medios que estaban a su alcance para lograr dañar nuestro potencial lo mas que podía. Por esta razón, el Encuentro permite que nuestro Dios trate con las diversas áreas de nuestra vida que han sido dañadas y se inicie el proceso de restauración que no es otra cosa que reiniciar y comenzar a cumplir la razón por la cual Dios nos trajo a este mundo: La de servir y vivir satisfechos de lo que hacemos. En la parábola del Hijo Pródigo, el padre decide restaurar la dignidad que su hijo había perdido por causa de sus propias decisiones y por las que hicieron sobre el. ¿Cómo lo hizo? Restaurando la dignidad de hijo, dañada por dichas circunstancias. Terminando con una gran fiesta de celebración.
OPORTUNIDAD DE RECIBIR PROVISIÓN. El potencial que Dios ha puesto en nosotros esta determinado por el propósito para el cual fuimos engendrados. Como hemos considerando anteriormente, por las circunstancias que se ha vivido, este potencial no ha sido usado de manera adecuada, y en el Encuentro, Dios despierta ese potencial multiplicador puesto en la vida de cada uno de Sus hijos. Dios nos ve y nos trata como a hijos y restaura en nuestra vida, todos las capacidades y todos los privilegios que por causa del pecado se había perdido. Por ser sus hijos nos hace partícipes de las mismas riquezas en gloria que posee Jesús.
Publicar un comentario en la entrada